sábado, 31 de enero de 2009

Hipocresía Periodística y Prostitución Mayor

Según los medios noticiosos del país, desde ayer nuestra calidad de vida debe haber mejorado sustancialmente. Una agente de la policía, encubierta, que en realidad estaba bastante descubierta, se hizo pasar por prostituta en alguna calle de Mayagüez. Cinco hombres fueron arrestados por ofrecerle dinero a cambio de actos sexuales. Un periodista, malísimo escritor, escribió lo siguiente:

Allí, varios hombres acechaban a la fémina. Algunos sólo miraban. Pero otros le hablaban. Pero, de repente el sujeto usa una frase comprometedora: “Te ofrezco $20 por...” un favor sexual.
No entiendo lo del favor sexual. Las prostitutas, que necesitan el dinero o si no, no ejercerían, no están allí para hacerle favorcitos a nadie. Por eso es que cobran.

Mientras leía la noticia me preguntaba por qué ameritaba el despliegue medíatico que se le ha dado. Todos los días cientos de hombres (y algunas mujeres también) pagan por estos servicios. Cliente y proveedora llegan a un acuerdo, escogen el lugar y proceden a la transacción comercial. No hay daño mayor en el asunto. Lo que sí es dañino es que la prensa haya publicado los nombres de los cinco infelices que, a saber por qué razón, han ofrecido veinte miserables dólares por el ¨favorcito¨. Y no sólo los nombres sino sus lugares de trabajo, poniendo en riesgo su sustento y el de sus familias, si las tienen.

Tambíen me preguntaba por qué los llamados periodistas, si están tan obsesionados con la prostitución del país, no se dirigen al Prostíbulo Mayor, el Capitolio de Puerto Rico. Entonces pueden escribir sobre cómo los legisladores y legisladoras ejercen, al usar nuestro dinero para pagarse sus jugosos salarios y dietas, la profesión más antigua de la humanidad. Esa gente está dispuesta a entregar su nacionalidad, su idioma, y su idiosincracia como pueblo con tal de mantenerse en el poder chupando de la teta grande de los fondos públicos. Y venden el alma por votos.

Como han dicho otros en otros lugares: ¨es hora de que gobiernen las putas porque sus hijos han fracasado.¨

12 comentarios:

  1. ¡Muy bien, Edwin! Has puesto el dedo en la llaga, o una de las muchas llagas de nuestro cuerpo colectivo. Con la prostitución pasa como con la droga, que se piensa que con criminalizarla se acaba con ella. Pura hipocresía. A veces envidio a los holandeses por haber trascendido todas esas estupideces.

    El dicho es: "Las putas al poder ¡que ya sus hijos están en él!.. Me encanta.

    ResponderEliminar
  2. Ivonne:

    Me sucede que ante estas estupideces se me quitan las ganas de escribir. Es tanta la podredumbre y escoria que uno no sabe hacia dónde mirar o dónde tapar la nariz.

    Gracias por tus palabras y la frase corregida (aunque el insulto termina siendo el mismo). Está como para una camiseta (por delante la primera mitad y la otra por la espalda).

    ResponderEliminar
  3. y ese lenguaje "policiaco"..."acecho", "fémina" en la prensa..me saca por el techo.

    ResponderEliminar
  4. Rima:

    Tienes razón. Es lenguaje selvático. Total, que seguramente lo que hicieron fue mirar, algunos con deseo, a la mujer semi desnuda. Yo también la habría mirado.

    ResponderEliminar
  5. Lo que sí hay que mirar es las redes internacinales de la llamada trata de blancas que funcionan como un moderno contrabando de esclavas sexuales. Los países más pobres son cantera de la que extraen salvajes ganancias mediante la explotación más descarnada de estas infelices. A menudo las engañan con carreras de modelos, actuación, con conseguirles esposos que cuiden de ella, las reunen, las drogan y cuando despiertan las han secuestrado y se encuentran en un país extraño de idioma extraño, sin familia, sin amigos, sin papeles. Las mantienen cautivas y duran vivas poco tiempo porque son sujetas a infecciones, mal trato, mal nutrición, falta de cuidos médicos y la acompañante depresión. A los japoneses, por ejemplo, les encantan las latinas.
    Mi hija es miembros de un grupo de teatro universitario que montó recientemente en el teatrito de la UPR "En el solar de los mangos", pieza del colombiano Orlando Cajamarca. Quieren montarla en el Recinto de Cayey también. La trata de blancas y la explotación de la tierra y las mujeres es el tema de la pieza.
    No creo en criminalizar lo que nadie quiera ingerir, tomar o consumir, ni con quién ni como se acuesta nadie. Pero la trata de blancas es una forma contemporánea de esclavitud y la prostitución es, en los hechos, una horrenda forma de explotación de las mujeres pobres del mundo.

    ResponderEliminar
  6. como siempre en tus comentarios, genial! no hay que añadir nada más

    ResponderEliminar
  7. Myrisa:

    Estaré pendiente por si vienen a Cayey.

    ResponderEliminar
  8. Hace tiempo atrás cuando trabajaba en San Juan conocí a una prostituta con quien hice amistad. Nadie diría que se dedicaba a la prostitución pues vivía en un lujoso edificio del Área Metro. Así crió a su hijo. No creo que él supiese nada aunque con el tiempo y la madurez todo se descubre. Era una de las personas más amables y educadas que he conocido.

    No creo que la prostitución sea un oficio legítimo. Mis creencias personales me prohíben el endosarlo. Creo que las mujeres que se dedican a esto son personas que muchas veces hacen un favor a la sociedad. Me cuenta una persona que se dedicaba al oficio que en ocasiones algunos "clientes" solo querían hablar. Otros solo querían que los acompañaran. Y claro, estaban los que solo querían sexo.

    Estoy de acuerdo con lo que dice Ivonne sobre Holanda. Por criminalizar estupideces se escapan los verdaderos criminales, los que están en las corporaciones, en Montehiedra, en el Capitolio, en la Fortaleza.

    Gracias por esta entrada. Tengo tantas cosas que escribir pues he conocido a mujeres que se han dedicado a la prostitución y te diré algo, son más educadas que muchas que hoy ocupan puestos en la política puertorriqueña, en el Capitolio y en el Senado.

    Adelante y éxito.

    ResponderEliminar
  9. Super de acuerdo Edwin. No habia leído nada de esto pero esta de más que hayan publicado los nombre de estas personas.

    ResponderEliminar
  10. Recordé la ocasión que apareció en las noticias la maestra que llevo un estudiante a un motel y da la impresión que por amarillismo mencionaron que la flamante maestra utilizo el carro del esposo describiendo la marca, modelo y color. Hasta el nombre del motel, le dieron seguimiento para conocer que hizo la justicia... quien sabe.

    Cada día veo como esta islita se hunde más.

    ResponderEliminar
  11. Rafael:

    Esa es la que está en ¨suicide watch¨, y con razón. La prensa la está matando y parecería, según la prensa, que para ella no hay perdón de Dios ni del diablo.

    Gracias por comentar.

    ResponderEliminar

Opina aquí