jueves, 16 de abril de 2009

Que Renuncie Gladys Escalona de Motta. Ahora.

La rectora del recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico, Dra. Gladys Escalona de Motta, debe renunciar inmediatamente a su puesto por el bien de la Universidad. Ha dicho Escalona que los militaristas del ROTC deben volver a usar sus uniformes de juegos de guerra dentro de la Universidad. Ha querido decir Escalona de Motta que nos debemos pasar por partes privadas el compromiso de la Universidad de ser un ente que busca, promueve y persigue la paz. Ha dicho así Escalona de Motta que lo que les dijimos a nuestros estudiantes, sobre la importancia de la paz sobre la guera, es falso.

Cito a continuación el comunicado de Prensa Asociada a través de Primera Hora:

El representante novoprogresista Luis León cantó victoria por el acuerdo alcanzado con el recinto riopedrense de la Universidad de Puerto Rico a favor del programa de entrenamiento militar del ROTC. León dijo que la rectora Gladys Escalona accedió a que se derogue una política pública de más de 50 años que prohibe el uso de uniformes militares dentro del principal centro docente del País.

Según el presidente de la Comisión cameral de Relaciones Federales y Asuntos del Veterano, Escalona también se comprometió a "investigar, procesar y sancionar aquellas personas -sean estudiantes o personal docente o no docente de la UPR-, que hayan estado involucrados en las múltiples intervenciones, agresiones y amenazas en contra de los estudiantes del ROTC". El acuerdo surge luego que, el 27 de marzo, un grupo de estudiantes tomara la piscina del complejo deportivo del recinto para evitar que oficiales del ROTC realizaran prácticas bélicas en esa instalación. En esa ocasión, Escalona arremetió contra los manifestantes y aseguró que el ROTC recibió la debida autorización para usar el complejo deportivo.


La entrada del ROTC uniformado al campus principal de Río Piedras es una provocación innecesaria que fácilmente podría degenerar en los tipos de enfrentamientos del pasado donde corrió la sangre y se perdieron vidas.

Es una suprema irresponsabilidad de la Dra. Escalona de Motta y demuestra que no posee las dotes de liderato que se necesitan para dirigir ese Recinto, cosa que muchos sabíamos hace tiempo. Le ha cogido miedo al gobierno de turno que está promoviendo enfrentamientos en todas las esferas sociales y políticas del país. Les hace así el juego a los legisladores incompetentes a los que se les ha entregado las riendas de este país.

Sobra, y por mucho, la Dra. Escalona de Motta en la Universidad de Puerto Rico.

17 comentarios:

  1. La memoria es corta en la colonia y la cobardía larga..

    ResponderEliminar
  2. Ivonne:

    Qué triste coincidir contigo en esto.

    ResponderEliminar
  3. Edwin:

    Recuerdo que fue bajo el gobierno de los populares que esta señora advino al poder. Y también recuerdo cómo le tiró los perros a los que protestaron por la privatización del Teatro de la UPR. Personajes como Silverio Pérez formaron parte del corillo anti-estudiantil, cuando el conflicto de intereses lo arropó al pertenecer este "humortivador" a la junta de ese teatro, organismo alterno que invadía los espacios de los funcionarios universitarios...

    Aníbal le dió alas a esta charlatana y ahora cogió vuelo con Fortuño... Así pasó Con Carlos Ignacio Pesquera que fue nombrado por el gobierno de Aníbal para que formara parte de la junta de síndicos.

    Por eso, insisto que ese gobierno de Sila y Aníbal, en vez de defender los intereses de autonomía universitaria, lo que hicieron fue tirarle una alfombra roja a lo que conocemos hoy como el gobierno de Fortuño. Por eso, muchos populares molestos con ESE partido se quedaron en sus casas el día de las elecciones generales.

    A estas gallinas, como Gladys Escalona, el PPD no le supo cortar las alas para que no volaran la verja del "cerca'o".

    Claro, el binomio de los García Padilla y la Escalona, es parte de esta ecuación de "buldócer" en las que ambas administraciones coloniales son cómplices y compinches. Cuando la cosa se ponga caliente con el PNP, verás a los "reformadores" del PPD pedir su turno al bate para iniciar ooootro ciclo de blandenguería...

    ¿Renunciar AHORA...? ¿Por qué el gobierno e Aníbal, que quería saber acerca del asesinato de Filiberto Ojeda, no supo mandar por la letrina a este apestoso personaje universitario...? Debieron "renunciarla" ANTES...

    ResponderEliminar
  4. Elco:

    La pudieron haber puesto los marcianos como rectora y entiendo que tiene que renunciar AHORA. Una cosa es la incompetencia nuestra de cada día, junto con el flan nuestro de cada día, que debe ser inaceptable para todos, y otra es llamar a Satanás para que le meta fuego a la Universidad.

    ResponderEliminar
  5. Edwin:

    Eso, fueron marcianos los que pusieron a esta alienígena... Y tienes razón al decir en el PRESENTE que debe renunciar, y en esos coincidimos...

    Pero, mi cantaleta va por otro lugar: las alianzas que pedirán algunos para que nos quiten una pesadilla que ellos mismos crearon. Ya es hora de pensar en otras alternativas frente a este chantaje político que mantiene en la plana mayor de la UPR a una Marta Font del PPD y asesora del proyecto Paseo Caribe, junto a un Carlos I. Pesquera, el nuevo empresario de Ríou... Escalona es parte de ESE corillo mas no una verruga impropia en la piel...

    ResponderEliminar
  6. Comparto, en términos generales, la postura de enfatizar la importancia de los procesos pacíficos sobre las enormes consecuencias de la guerra, pero disiento en que la Universidad sea el lugar para "enseñar" que tal cosa es buena y tal cosa es mala, aún si estamos hablando de la paz misma. Esta visión parte de un concepto de educación bancaria que concibe al estudiante como cabezas huecas vacias que deben ser llenadas con ideas que creemos son buenas.

    Yo creo que la Universidad debe ser siempre un lugar para la reflexión y el debate de ideas, y para ello, por definición, es necesario que se traigan todas las ideas sobre la mesa para discutirlas (incluso las imperialistas, belicosas, neoliberales, fundamentalistas o sexists, etc.). Pienso ésto porque, si de momento, dios no lo quiera, los profesores de la UPR se contagian de una epidemia de fundamentalismo cristiano, sería una lastima por ser este el sentimiento general se destierre la teoría de evolución, el estudio de celulas madres, o las ideas humanistas de tolerancia inter religiosa.

    No se promueve el pensamiento crítico cerrándole el paso a las ideas que no se ajusten a lo que creemos. Sé que hay una historia sangrienta y trágica detrás de todo ésto, pero un extremo no justifica la existencia del otro.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Eugenio:

    También coincido en términos generales contigo. Sin embargo difiero de la afiliación que haces entre el concepto de la paz y la religión. De hecho ésta última ha sido responsable de millones de muertes y numerosas guerras.

    La búsqueda de la paz va de la mano de la búsqueda del saber, razón de ser de la Universidad. Es difícil que se dé una sin la otra.

    Se puede traer a la mesa todo lo que mencionas, de hecho se debe traer todo. La tesis y la antítesis. Pero la práctica de la guerra es otra cosa. Allí no caben las discusiones ni el intercambio sano de ideas. La guerra es una cosa primitiva que va en contra del proceso de la evolución que muy bien mencionas.

    En fin, que se discuta la guerra. Pero que no se practique en la Universidad.

    ResponderEliminar
  8. Sin duda alguna, la militarización de los espacios sociales continuará, aún con el cambio de presidencia en los Estados Unidos.

    ResponderEliminar
  9. La Universidad es la casa de las nuevas ideas y del razonamiento, no el hogar de los nuevos mercenarios.Si siguen promoviendo la defensa de la bandera ajena, luego que no sean hipocritas y le den titulares como "muere otro en Irak" como si fuera una perdida irreparable.

    ResponderEliminar
  10. http://edition.cnn.com/2009/TECH/04/16/ashton.cnn.twitter.battle/index.html

    Mira esto Edwin esta interesante

    ResponderEliminar
  11. Este país se está derechizando de forma vertiginosa. La victoria total del PNP ha envalentonado a la ultra-derecha del pnp (que odiaba a Fortuño hace unos meses atrás) para intentar ocupar o destruir todo espacio sociopolítico que les era hostil antes.

    Queda de nosotros los activistas de izquierda el impedirselos con nuestra lucha.

    La Universidad de Puerto Rico es de Puerto Rico, no del US Army.

    La Universidad es una institución boricua para aprender a pensar, a debatir, a resolver conflictos sin violencia, a usar la lógica, y a ser buenos ciudadanos productivos.

    El ROTC es una perversión de todo eso. Es una institución extranjera para engañar, reclutar asesinos, invasores, y pendejos inmorales que quieran arriesgar su vida por chavos para defender los intereses imperalistas de otro país.

    La UPR es LA ANTÍTESIS FILOSÓFICA Y MORAL del Army y el ROTC. Por eso siempre los hemos sacado para fuera a patadas, y parece que con Flojuño y la derecha recalcitrante y prostituida que ganó haciendo idioteces como esta HABRÁ QUE TIRARSE A BOTARLOS DE NUEVO...

    ResponderEliminar
  12. Eugenio: Insistir en el ROTC en la UPR es olvidar lo que costó en sangre el sacarlos de allí hace tres décadas. No hay lugar para el militarismo en nuestro principal recinto académico y digo como Edwin, que se discuta la guerra pero no que se practique en la Universidad.

    ResponderEliminar
  13. Hola Edwin

    ¿"afiliación que haces entre el concepto de la paz y la religión"? No sé qué de lo que escribí pudo haberse interpretado como que hacía tal históricamente sacrílega conexión, lo que quise decir fue todo lo contrario. Puse el ejemplo de cómo nos sentiríamos si los fundamentalistas cristianos decidieran imponer sus doctrinas religiosas por vía de la enseñanza universitaria. Si no nos gustaría tal escenario, tampoco debe promoverse una imposición autoritaria de nuestros conceptos de paz y justicia.

    Hola Ivonne

    Tengo que diferir. Me opongo a este autoritarismo pacifista (vaya paradoja) por la misma razón que me opongo a cosas como la resolución 99: si el comportamiento de alguien no afecta concretamente a terceros no involucrados, no hay por qué no mostrar deferencia por tal decisión. Hubiera sido la misma razón que tendría, de haber nacido para entonces, para rechazar que Jaime Benítez prohibiera la entrada al recinto a Albizu Campos por argumentos muy similares a los de esta entrada y los comentarios que la respaldan (de hecho, por los fundamentos que han traído no sería ilógico deducir que todos los que aquí comentan hubieran rechazado vigorosamente la entrada de Albizu a la UPR, si es que realmente el criterio es el rechazo a la guerra. Yo hubiese apoyado el derecho de Albizu a plantear que esto había que resolverlo a tiro limpio, aunque no estuviese de acuerdo).

    Ya lo dijo Benito Juárez que no hay paz sin respeto al derecho ajeno. Abogar por la paz y a la misma vez atacar, coartar y muchas veces humillar a los que toman la decisión de ingresar en este programa, me parece contradictorio, y contraproducente. Si las minorías no respetan las decisiones de la persona promedio en los ambientes particulares en los que tienen dominio (como la Universidad), después no tendrán moral para denunciar los atropellos de la mayoría a nivel macro (recuerden la 99).

    Saludos a ambos.

    ResponderEliminar
  14. Eugenio:

    Me vas a tener que explicar tu comparación entre el discurso que iba a dar Pedro Albizu Campos en la Universidad y la práctica de la guerra que lleva a cabo el ROTC en sus ejercicios de entrenamiento. Me parece muy desacertada la comparación. Si los del ROTC quieren dar un discurso pro guerra interventora e invasora que lo den. Si viene un Don Pedro a dar un discurso sobre la liberación de la nación tomando las armas que así sea. Y que hable de la diferencia entre una guerra de invasión y una de liberación. No son la misma cosa. Pero Don Pedro no venía a rebajar su discurso arrastrándose por la yerba o lanzándose con sogas de árboles como estos soldaditos hacen. Yo los he visto.

    Estás muy equivocado cuando señalas que “los que aquí comentan hubieran rechazado vigorosamente la entrada de Albizu a la UPR”.

    Aquí no hay ese tipo de confusión. Ni está encontrado el argumento con la búsqueda de la paz.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Eugenio: El problema con tu postura es que supones equivalencia y legitimidad del ROTC como opcion estudiantil universitaria vis-a vis otras opciones. Descontextualizar historicamente el asunto conflictivo de la presencia del ROTC en el campus y abogar por los mismos derechos para cualquier grupo sin distinguir los diferentes significados de las actividades que ameritan derechos respetados es plantear que cualquier actividad dentro del campus, irrespectivamente de su naturaleza y objetivos, debe permitirse sin hacer diferenciaciones. No podemos ignorar la situacion politica colonial de nuestro pais y el hecho de que el ejercito estadounidense y las agencias federales tales como el FBI y el tribunal Federal en nuestro territorio constituyen intervenciones coloniales y representan autoridades con potencial represivo. No todo es justificable en funcion del derecho, sobretodo cuando la inequidad colonial no esta avalada por el derecho internacional.

    ResponderEliminar
  16. Edwin

    Lo que dices es lo siguiente:

    Premisa 1: La UPR no debe dejar participar a quién no promueve paz sobre la guera.

    Premisa 2: Albizu Campos promovía una guerra.

    Conclusión: La UPR debió dejar participar a Albizu.

    Si eso no es una contradicción, habrá que enmendar todos los diccionarios del mundo.

    Si me dices que no te opondrías a que Albizu Campos incitara a utilizar la violencia para lograr sus propósitos, después no puedes decir que rechazas el ROTC porque no promueven la paz. La razón es sencilla, y aquí está la explicación que me pides, ¡Albizu no promovía métodos pacificos! Rechazarás al ROTC por otros motivos, pero no por unos pacifistas, sino políticos (lo que es totalmente legítimo, si no se esconden). Que Albizu era anti-colonialista y el ROTC no lo es, es cierto, ahí hay una gran diferencia, pero ese es otro fundamento que poco tiene que ver con el rechazo a la guerra y las visiones pacifistas.

    Quién se opone a la guerra, se opone a la guerra siempre, sin importar los motivos ("Yo no creo en ninguna guerra", --Gandhi). Pero si crees que los motivos de una guerra son relevantes, entonces no es a la guerra a lo que te opones, sino a las políticas que pueden acompañarla. En este caso, el verdadero motivo aquí es el rechazo al imperialismo estadounidense, lo que es legítimo, pero la UPR no está para asumir tales postura, y lo saben, y por eso dejan entrelíneas los motivos políticos para decir que es un asunto pro paz y anti-guerra (cuando en realidad, como bien dice tu último comentario, no es la guerra el problema, sino sus motivos).

    No me parece bien abogar por algo por unas razones, para luego decir que "no son la misma cosa" porque no va acorde con las verdaderas razones que estuvieron totalmente ausente de los fundamentos originales del artículo. Es un doble discurso.

    Espero no ofender a nadie por escribir ésto (no es mi intención) . Si lo escribo es porque pienso que vale la pena diferir en un blog como este.

    Saludos.

    Hola Jose Felipe

    No ignoro "la situacion politica colonial de nuestro pais". Si te opones al ROTC por ser un agente del sistema colonial pues esa es una razón válida. Pero lo que no se debe hacer es enfocar tal oposición como un asunto de rechazo a la guerra y a la violencia, con el fin de ocultar las intenciones políticas y así ganar apoyo de sectores que jamás apoyarían una iniciativa si se le presentara con estas verdaderas razones. Lo mismo ocurre con el movimiento obrero, que cuando está el PPD en el poder hagan lo que hagan no hay respuestas contundentes, y llega el PNP a hacer ni más ni menos las mismas políticas anti-obreras y enseguida planifican el "paro nacional", porque en realidad no se está protestando contra lo que se dice que está protestando. Y eso resta credibilidad, y, a mi juicio, no es para menos.

    En cuanto "equivalencia y legitimidad del ROTC como opcion estudiantil universitaria", creo que estamos de acuerdo en que no son equivalentes. Pero hablando de legitimidad, ¿qué legitimidad y autoridad tenemos nosotros para imponer nuestro criterio a los que sí piensan que son equivalentes y legítimos? ¿Acaso somos semi-dioses infalibles con la legitimidad para coartar las acciones de los demás aún en contra de su deseo? Ellos podrán estar equivocados, y yo también, pero las equivocaciones propias son parte de la autonomía personal que no se le debe negar a ningún ser humano. Lo otro es un paternalismo que nadie solicitó.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Opina aquí